Naturaleza

Verde que te quiero verde

Por Club Elbruz de naturaleza y montañismo 

Senderismo, trekking, escalada, alpinismo, barrancos, bicicleta de montaña…la comunidad de este club disfruta del medio ambiente y conoce los mejores lugares para realizar actividades al aire libre, fuera de la urbe sevillana.

Ruta senderista Cerro del Hierro

El Sendero Cerro del Hierro es una ruta circular de baja dificultad y 1,8 Km de longitud que discurre por una pista de tierra y se inicia en la Casa de los Ingleses de San Nicolás del Puerto. Partiendo de la antigua residencia de los ingenieros de la mina, en este sendero se unen la arqueología industrial, la singularidad botánica, faunística o geológica con la simple belleza paisajística.  Durante un tiempo inmemorial, la lluvia y la minería esculpieron el Cerro del Hierro, auténtica joya de Sierra Norte. Más atractivo aún si cabe es deambular en silencio por las estrechas galerías. Está declarado Monumento Natural, formando un relieve agreste de agujas, pináculos, cañones, desfiladeros, oquedades y las infinitas formas del modelado kárstico, unido a una naturaleza invasiva y privilegiada. Este sendero es seguro para conocer el cerro de cerca, y poder despejar sus muchas incógnitas y misterios. En los lugares de mayor humedad, por ejemplo, crece una especie emblemática de esta zona: el durillo, acompañado por adelfas e higueras que aprovechan el respiro que la sombra les ofrece. Entre los muchos animales se encuentran roqueros, aviones o a la esquiva cigüeña negra.

Las vías de escalada clásica son abundantes y de libre acceso, si bien el nivel de dificultad técnica varía mucho y es necesario el acompañamiento por personal cualificado en escalada, para evitar accidentes. Es muy importante seguir al pie de la letra las señalizaciones, ya que la ruta se encuentra en bastante mal estado y puede ser peligrosa si alguien se desvía del sendero.

Carril cicloturista – Vía verde Sierra Norte de Sevilla 

Discurre, en su mayoría, por el ramal que unía la línea Zafra-Sevilla con las minas del Cerro del Hierro. El primer tramo, de unos 4 kilómetros, transcurre por una vía pecuaria en el corazón del Parque natural de la Sierra norte, hoy llamada Sierra Morena sevillana. Estos caminos tradicionales, transitados por el ganado en busca de pasto, comunicaban a la vez distintas poblaciones. Aquí ya aparece el compañero de gran parte del viaje: el río Huesna. Al poco tropezamos con el Descansadero de la Rivera del Huesna, un ensanche de la vía donde los animales podían descansar o pasar la noche.  La panorámica está dominada por multitud de cortijos en fincas adehesadas, con sus tradicionales cercados de piedra.

El recorrido a través del antiguo trazado ferroviario comienza en la bifurcación de Los Prados.  Corría el año 1895 cuando se inauguró el transporte de mercancías por esta vía. En plena Revolución Industrial, la máquina a vapor modificó decisivamente los negocios, gracias a la facilidad y rapidez con la que transportaba mercancías. El metal de esta mina se conducía, en largos trenes, hasta el Puerto de Sevilla y en barco hasta Glasgow, a los altos hornos de la compañía escocesa que inició la explotación. El puente de hierro construido sobre la Rivera del Huesna permite disfrutar de este interesante segundo tramo. El tren debió hacer frente a obstáculos como arroyos o desniveles. Sobre este bello cauce es posible distinguir cómo las plantas se disponen paralelas al río, según la disponibilidad de agua.

Tras este oasis de frescor, el paisaje se hace más escarpado con algunas vistas increíbles del valle que transcurrimos. Este relieve origina saltos de agua, como el cercano Monumento Natural Cascadas del Huesna. Se aprovechó para la producción de energía eléctrica, cuya antigua central se ve desde nuestro recorrido. Para solventar este relieve, también se construyó un único túnel de 105 metros. En su techo, aún se ven manchas del hollín de las locomotoras. Además, hay que fijarse en la cantidad de construcciones asociadas a la vía del tren: estaciones, viviendas de operarios, almacenes, cocheras, un testimonio inigualable de cómo fue el pasado del lugar. Finalmente, la vía, tras pasar de mano en mano entre distintas compañías europeas y españolas, dejó de usarse en 1.970, cuando la mina perdió definitivamente su rentabilidad. Las suaves colinas anuncian San Nicolás del Puerto, un pueblo de origen céltico cuyo puente romano merece una parada. Tras el Arroyo del Pozuelo y las extensas dehesas, alcanzamos el Poblado Minero del Cerro del Hierro. Aquí habitaban las familias de mineros, separados de las Casas Coloniales Inglesas para los ingenieros. Las últimas construcciones mineras marcan el fin del camino por la Vía Verde de la Sierra Norte.

Travesía de Resistencia Arsenio del Club Elbruz

La ruta Arsenio nació con la intención de formar parte de la Copa de Travesías de Resistencia de Andalucía, pero por diferentes motivos no pudo entrar en dicha categoría.  Desde entonces el Club Elbruz la realiza anualmente para comprobar el estado físico y mental de sus participantes. Esta ruta de altísima intensidad se realiza de cara a otras actividades más exigentes en el verano o el resto del año como la Integral invernal y estival de los tresmiles de Sierra Nevada, expediciones de exploración, ascensos a montañas de más de 4.000 m. Tiene una longitud de 50 km (unas 13 horas de actividad en total). El trazado cubre Cerro del Hierro-Cerro Negrillo-Constantina -Los Castañares-Campovid-Rivera del Huéznar-Las Laderas-Cazalla -Camino Viejo-Rivera del Huéznar-Las Berracas-Cerro del Hierro.

Se aconseja encarecidamente su desarrollo acompañados por integrantes del Club por su extrema dureza. Al ser tan dura se exige total autonomía en el monte y un botiquín personal. El Club Elbruz la suele desarrollar en el mes de mayo.